Reportaje de recién nacido en estudio, Cubelles

¿Cuántas veces os habré dicho lo que me apasiona mi trabajo? <3

Poder disfrutar casi a diario de estos pequeñines tan delicados, con esa piel tan suave y aterciopelada, esa carita que desprende tantísima ternura y ese cuerpecito tan pequeñito con las manitas y piececitos tan adorables… ¡Me pasaría el día mirándolos! 

Recuerdo cuando mis niñas eran así. Tan pequeñitas, tan perfectas. Me tiraba largos ratos contemplando cada centímetro de su dulce piel, intentando grabármelo a fuego en la memoria…

Pero el tiempo pasa, ¡y muy deprisa además! Los bebés crecen a un ritmo que da vértigo, y la memoria no alcanza a recordar cada detalle de nuestro recién nacido.

¡Y aquí es donde entra mi maravilloso trabajo!

Los papás de esta pequeña no quisieron perder la oportunidad de guardar ese recuerdo tan valioso de su bebé con apenas 8 días de vida, así que me contrataron durante el embarazo para hacer su sesión fotográfica newborn

A veces los papis tienen muchas cositas en mente para la sesión newborn de su bebé. Pero los peques no siempre están dispuestos a colaborar…
Esta pequeñina, a mitad de sesión, dijo que ya no quería dormir más, ¡que ella tampoco se quería perder nada!
Así que aprovechamos y le hicimos fotos también despierta 🙂

Si tú también quieres tener unas fotografías así de dulces de tu bebé, puedes pinchar en este botón para tener toda la información acerca de mis sesiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.